Páginas vistas en total

martes, 18 de diciembre de 2012

EL ETERNO CANTO DEL HOMBRE QUE AMA

NECESITABA DECÍRTELO,
ANTES DE QUE FUERA DEMASIADO TARDE.
NECESITABA EXPRESARTE MI AMOR POR TI
PARA QUE LO SUPIERAS.
PERO NO SUPE HACERLO,
Y NO SUPE EXPRESARLO
Y DEJE QUE TE MARCHARAS.

ERA TANTO AMOR EL QUE SENTÍA POR TI
TANTO AMOR QUE AHORA MORÍA ACALLADO,
DESDICHADO,
PORQUE EN EL FONDO SABIA
QUE TU SENTÍAS ALGO PARECIDO POR MI.

ME MARCHE,
 POR EL CAMINO OSCURO
DE LA DESDICHA,

ME ALEJE DE ESTE MUNDO,
COMO UN FRACASADO,

Y CUANDO PENSÉ
QUE HABÍA LLEGADO A MI DESTINO
ME DI LA VUELTA.

Y JUSTO DETRÁS PUDE VER UNA SOMBRA,
UNA ENORME MANCHA NEGRA
DONDE ANTES HUBO UN CORAZÓN ENAMORADO.

PUDE OÍR UNA VOZ GRITARME DESOLADA
Y ARREPENTIDA
QUE ME IMPLORABA QUE VOLVIERA.

QUE ME PEDÍA, QUE DIJERA
A ESA MUJER DE HERMOSOS RASGOS
QUE NUNCA DEJE DE AMARLA.

Y QUE ME LA LLEVARÍA ADONDE FUERA;
PORQUE ELLA ERA MI ALMA.

ELLA SERIA CADA LATIDO DE VIDA EN MI PECHO,
CADA PENSAMIENTO,
Y CADA PASO QUE DIERA
SIEMPRE EN RUMBO OPUESTO
PORQUE EL MIEDO ME IMPEDÍA
DECIRLE LO QUE ELLA  YA CONOCÍA
DESDE INNUMERABLE TIEMPO:
QUE LA AMABA
Y QUE SIEMPRE LA AMARÍA.
QUE NO HABRÍA EN MI VIDA
NINGÚN OTRO HUECO
PARA NINGUNA MUJER
QUE NO FUERA ELLA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario