Páginas vistas en total

sábado, 21 de septiembre de 2013

EN MITAD DE LAS TEMPESTADES (POEMA SOCIAL-REFLEXIVO)

El hombre que levanta su voz
tiene que ser alguien para ser escuchado
porque su voz no vale para nada
y esta condenada al silencio.
Pero algunas veces.. esa voz se convierte en himno
y ese himno es cantado por todos
y sin darse cuenta
el que no era nada
se convierte en instrumento de las masas
que le siguen.

El ser humano se viste de muchas formas
y nunca se enfrenta del todo a si mismo
se evita y se esconde
de todos los que lo miran
Pero algunas veces...se harta de su miedo
sale a la calle...
y grita.
es entonces cuando liberado de sus temores
ese hombre sin nombre
se engrandece.

Todos queremos ser justos
todos amamos la honradez
todos creemos que somos merecedores de afecto
y todos estamos convencidos que nuestro pensamiento es Dios.

Pero y el precio que debemos pagar por eso...
Estamos dispuestos a pagarlo?
o acaso pretendemos convencernos
que vivimos regalados
sin compromisos
y con libre albedrío.

La libertad...
palabra preciosa
cuya meta queremos alcanzar.

El trabajo..
vivimos condicionados
por sus reglas
y sin el simplemente no existimos.
La vida..
bonito concepto
pero se vuelve materia
y es cara.
nos obligan a vendernos
para vivirla.
y no vivirla
para saborearla.

Vivimos en mitad de tempestades
esperando a que llegue la calma
y cuando llega la calma
nos preguntamos
cuando volverán las tormentas
en vez de simplemente
continuar caminando
y alejarnos de la desidia.

5 comentarios:

  1. No somos del todo libres, vivimos esclavos de nuestros temores por no enfrentarlos, de nuestros triunfos porque nos pesan tanto que nos obligan a dejar la libertad para seguir triunfando, se vive bien, pero se disfruta poco, los pequeños detalles son los que valen la pena, las grandeza de una mano amiga, la familia que dejamos de lado por adquirir riquezas.

    Un beso Gerard, buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. Geniales palabras Gerard,un abrazo Jose y Eva

    ResponderEliminar
  3. Todos y cada uno, somos seres sin nombre. Y ese es nuestra máxima verdad. Tenemos el poder de hacer oir nuestra voz, de reclamar nuestra libertad y vivir la vida según nuestras propias convicciones.
    Hermosa reflexión en forma de poema...amigo, un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Las tempestades vienen y se van, la calma viene y también se va ,o no. En ocasiones unas y otras son exógenas a nuestra existencia, en canbio en otras somos quienes las buscamos, no sé porqué, pero así sucede. Yo he decidido que en relación a las segundas, prefiero disfrutar de la calma que me pueda aportar a mi misma, y sacar de mi entorno todo aquello y todo aquel, que me la enturbie.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Somos de uno u otra forma esclavo, ya sea de alguien, de un estado, de una material o de algo que no se toca.

    ResponderEliminar