Páginas vistas en total

lunes, 5 de diciembre de 2011


UN DESEO


A DIOS NO LE PIDO NADA.

SOLO AL HOMBRE,
QUISIERA PEDIRLE ALGO:

QUE CADA MAÑANA AL LEVANTARSE
HICIESE ALGO POR SU PRÓJIMO,
IMAGINÁNDOSE 
QUE EL MUNDO ES UN ESPEJO
Y CADA PERSONA ES
COMO NUESTRA PROPIA IMAGEN.

NO ROMPERÍAMOS
NUESTRO ROSTRO INTENCIONADAMENTE.

ASÍ PUES PORQUE ROMPER LAS ILUSIONES DE LOS DEMÁS.
SEAMOS JUSTOS,
SEAMOS SERES HUMANOS.

1 comentario: