Páginas vistas en total

viernes, 3 de mayo de 2013

EL DOLOR QUE CAUSAN LAS PALABRAS

Amarse a si mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.
WILDE, Oscar Fingal O`Flahertie Wills


Soy como tu....
tengo las mismas penas que tu tienes
y siento las mismas cosas que tu sientes

Siento el mismo dolor 
que tu
ante las palabras duras
y me duelen.
pero soy tolerante
y me callo
y cuando me callo
explota ese dolor
inundando mi esencia
y quitándome fuerzas.
como si una fuerza exterior
absorbiera mi vitalidad
dejándome vació ...sin nada.

Me has hecho daño
sin quererlo
soy consciente
me consta 

Cuando vuelvas a enfadarte
porque alguien se mostro 
ante tus ojos impertinente
piensa por un momento
si su impertinencia
no era simplemente candidez
y no esa estupidez mal sana
que algunos tienen 
para otras personas.

En mi no hay maldad
ni tan solo una poca
hay genio y pasión
y si me enfado 
si me ofendes
entonces me pierdo
me pierdo para no encontrarme
porque mi bondad muere
y me vuelvo fiero
y no me gusta sentirme enojado
porque por mucha razón que tenga
por muy equivocado que el otro pueda estar
si pierdo las formas al hablar
yo pierdo la verdad
y me vuelvo un necio.

9 comentarios:

  1. Con sombrero o sin sombrero sigues siendo genial de veras. Una vez mas me ha encantado este post. Quería pedirte permiso para poder hacer referencia de el en mi blog, si te parece bien. Un abrazo Gerard. ¿hoy no hay gimnasio?

    ResponderEliminar
  2. Nos duele cuando la gente nos dice cosas que no son ciertas, pero yo creo que nadie puede hablar mal del otro cuando no sabe que vida tiene y que problemas pesan sobre él. A veces las criticas son buenas, pero cuando alguien te critica solo porque le gusta ser chismoso o le gusta burlarse, entonces mejor no le hacemos caso, esa gente no es amiga nuestra y no merece estar en nuestra vida. Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  3. Espero que te liberes de esa energía negativa ( si la tienes o la has tenido) que el único bien que te hace es escribir. Reemplaza esa energía negativa por otra más provechosa, más limpia, más reconfortante. Besos

    ResponderEliminar
  4. Tus palabras transportan desde la primera a la última, al leerlas, más no obstante la maldad en las personas existe (desgraciadamente y de manera alarmante y generalizada, en sus palabras, en sus acciones y en mil detalles más). A algun@s, a un porcentaje que decrece cada vez más y más, la bondad, la honestidad, la sinceridad,...nos define genéticamente, lo llevamos en nuestro adn por un lado y nos lo han inculcado en nuestro entorno, principios y valores, empiezan a ser un tesoro muy preciado que se debe cuidar.

    Si levantamos la voz, está claro que perdemos la razón, aunque la tengamos, pero cómo bien dices, de la bondad a la ferocidad a veces hay una delgada línea que se salta casi cómo en una infancia de antaño se saltaba a la comba. Pero ello sucede cuando nos damos por completo y sin dobleces a gente que eso le parece extraterrestre.

    Un abrazo y me quedo con todo lo bello de tus palabras!

    ResponderEliminar
  5. Que bien expresado el no poder controlar tu enojo. Me encanta. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Si mucha más gente se diese cuenta de esto, el mundo sería un lugar mucho mejor... gran poema!

    ResponderEliminar
  7. Entiendo que se trata de un poema de Oscar Bosch. Como sea, excelente elección y magistral forma de expresar lo que toca a tantos.
    Un abrazo
    ROBER

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. entiendes mal. el poema es mio yo soy su padre y si sabes de alguien que me este plagiando le dices que esta incurriendo en un delito .
      No me gusta que se me insulte Espero una respuesta porfavor. Gracias

      Eliminar