Páginas vistas en total

jueves, 29 de mayo de 2014

LA REINA DE LAS FLORES

Andaba cabizbaja...
se le iban secando los ojos
apenas le quedaban lagrimas.
Lloraba...
desconsolada por la pena
porque no encontraba justa su amargura
y su vida se le antojaba una carga dura y sin esperanza....

Se refugiaba en su trabajo
en su amor
en cada momento que pasaba
en una fría habitación de hospital.
junto al hombre que amaba
y que se le iba lentamente...

Todas las noches,
mientras iba a su casa
en ese trayecto en taxi
cuando estaba realmente sola
abrazada a si misma
rezaba....
le rezaba a la belleza de una relación inmortal
que se le iba...
hora a hora;
día a día...
le rezaba a esas flores que de niña
recogía en esos campos de Huelva
en cada camino....
Esas flores olían a eterna primavera
a paz...
y en ese trayecto ella era feliz
y no le temía a nada...
Las flores le sonreían cuando ella pasaba
se inclinaban ante ella,
se abrían en mil colores mágicos
y exhiban ante ella toda su belleza.
a esa niña de ojos negros que tanto las quería
ellas amaban...
la proclamaron su reina.

La niña es una mujer ahora
y sufre
cuando el amor llamo a su puerta
la muerte la esperaba.
las flores que sienten su pena
se marchitan desconsoladas
su reina llora
y ellas ya no emanan fragancias
endulzando la primavera que nunca se acaba
ahora su manera de ampararla
es encerrar su aroma
en un luto sin esencia
besando a su reina
con su nostalgia.

1 comentario:

  1. Muy bien logrado ese parangón entre las flores que significan vida y alegría y a la vez muerte y luto. Tus poemas siempre transmiten sentimientos, los de todos los días, los que llevas en tu enorme corazón.

    ResponderEliminar